Aprendizaje adaptativo: qué es y ejemplos

La educación es un universo muy amplio de posibilidades y alternativas. El aprendizaje, siempre voluntario, ya que en este ámbito se da mediante un proceso de enseñanza y no solo en base a la experiencia (aprendizaje involuntario), en una meta alcanzable a través de distintos métodos válidos, incluso con una combinación de varios. Uno de los más interesantes es el denominado aprendizaje adaptativo (adaptive learning), que pese a ser un método novedoso tiene su origen en los años 80 del siglo pasado. En concreto, entronca con las teorías de aprendizaje adaptativo de dicha época, que ya ponían en valor la necesidad de considerar las diferencias entre estudiantes y la importancia de ofrecerle apoyo formativo. En definitiva, hablaban de un concepto educativo plenamente vigente en 2022, la atención de la diversidad. No en vano, el aprendizaje adaptativo asume de base esta diversidad, de lo contrario no podría ser adaptativo en ningún caso.

Dicho esto, este método educativo pone en el centro a los alumnos y sus necesidades específicas con el objetivo final de conseguir mejores resultados académicos y, por ende, que el alumno alcance más hitos de aprendizaje. Esto requiere un grado de personalización de las actividades mayor que en otros métodos educativos. Para poder hacerlo, esta metodología, en lo que es seguramente su característica más destacada, recurre al uso de la tecnología, tanto sofisticada como más asequible.

Lo que propone y ejecuta el aprendizaje adaptativo es utilizar las tecnologías de la información y comunicación (TIC) de manera que el sistema informático recoge gran cantidad de datos de los estudiantes. Entre los datos que recopila y estudia para sumar en el proceso de enseñanza-aprendizaje este método destacan el progreso del alumno, su esfuerzo, sus habilidades innatas o desarrolladas y sus intereses, por citar algunos de los diferenciales.

Tecnología para ayudar a docente y alumno

Una vez procesada y analizada toda la información recopilada, la propia aplicación de aprendizaje adaptativo en la que se integran los distintos elementos, conocido como Sistemas de Manejo de Aprendizaje (LMS por sus siglas en inglés, Learning Management System), se convierte en una herramienta de ayuda para el docente, a quien le aporta datos concretos sobre las necesidades de cada alumno y, al mismo tiempo, le aporta actividades individuales para sus estudiantes. Por lo tanto, es una metodología que recurre a disciplinas punteras en el contexto tecnológico actual como la inteligencia artificial y el big data para adaptarse a cada estudiante en función de su ritmo de aprendizaje, que a su vez está marcado por los factores citados, de forma automática.

Además de la atención a la diversidad al proponer un proceso de aprendizaje personalizado, está metodología ofrece una serie de virtudes en las que merece la pena incidir:

  • Potencia la autonomía también en el proceso de aprendizaje y favorece el aprendizaje efectivo y no tanto aprendizajes teóricos como la memorización de contenidos.
  • Evita la frustración en el alumno que siente que no llega a un ritmo de aprendizaje que no es el suyo y también evita que se acomode o pierde la motivación quien puede dar más de sí.
  • La predisposición en el alumno suele ser alta porque los estímulos y retos que le propone el aprendizaje adaptativo le motivan. Al final y al cabo, como decíamos al comienzo del texto, el estudiante es protagonista de su propio aprendizaje.
  • La retroalimentación es constante y completa, ya que el uso de la tecnología permite al docente aplicar una evaluación automatizada, le ayuda en la detección temprana de errores al emitir respuestas inmediatas, y le ayuda a establecer un sistema de recompensas por aciertos, entre otras posibilidades.
  • El estudiante puede auto examinarse y gestionar su propio progreso ya que puede medirlo y planificar con detalle su día a día. Además, el aprendizaje adaptativo le invita a tomar decisiones reflexionadas, que no sean mecánicas ni por obligación.

Ejemplos de aprendizaje adaptativo

El aprendizaje adaptativo se puede aplicar en los distintos niveles de la educación y, por supuesto, también en formación profesional. De hecho, es una metodología en plena expansión por el abanico de oportunidades que ofrece a los docentes y porque se ve muy beneficiada por el enorme desarrollo tecnológico que ha experimentado la educación, como cualquier otro ámbito, en los últimos años.

Recursos digitales de aprendizaje adaptativo como los libros interactivos son muy interesantes en las distintas etapas. Estos pueden y deben incluir distintas rutas educativas, con sus correspondientes actividades de refuerzo y ampliación de contenidos que traten de fomentar la motivación y curiosidad de los alumnos.

Se pueden utilizar tanto de manera individual como para trabajos en grupo y existen distintas aplicaciones para crear estos libros digitales en línea. Hay apps específicas para ello, como es el caso de SmartBook  pero se puede hacer hasta de la manera más sencilla, con la función de Documentos de Google.

También son herramientas de aprendizaje adaptativos los archiconocidos MOOC, cursos masivos en línea muy demandados en formación superior, pero cuyo modelo también se puede aplicar a pequeña escala en niveles educativos inferiores.

Es esencial, en cualquier caso, para que el aprendizaje adaptativo se pueda aplicar de forma correcta en el aula, que los dispositivos tecnológicos necesarios para ello estén disponibles tanto para el profesorado como para el alumnado, tal y como ocurre en Agora Portals International School.

05 / 08 / 22