Actividades de educación medioambiental para niños | Agora Portals International School

Los que hoy son niños serán en el día de mañana los responsables de cuidar el planeta. Y sabemos que no hay mejor arma que la educación para enseñar el amor por el medio ambiente, la sostenibilidad y todo lo que les rodea que, al final, es su casa. La Tierra está al borde del colapso climático: el reloj climático, en noviembre de 2021, marcaba un año menos para el umbral del impacto climático en la Tierra.

Los expertos lo advierten bien, ya no hay marcha atrás, pero todavía tenemos la posibilidad de que todo lo que hemos provocado se ralentice y no nos afecte tanto. Y, sobre todo, no afecte en el futuro a los que hoy son niños.

Y es que, tal y como está hoy el mundo, se estima que los que hoy son niños vivan tres veces más desastres climáticos de los que estamos viviendo nosotros.

¿No te parecen motivos más que suficientes para fomentar una correcta educación medioambiental? En Agora Portals International School llevamos haciéndolo desde hace años. Estamos comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unida y, como parte de ese compromiso, hemos alcanzado acuerdos con organizaciones de prestigio internacional como Ecoescuelas o WWF, impulsando proyectos de aulas globales que involucran a toda la comunidad educativa.

Queremos que todos los que hoy son estudiantes se formen como adultos comprometidos con el mundo y con los grandes retos que se nos plantean en nuestros tiempos, como la necesidad de cuidar el medioambiente. Por eso, queremos compartir una serie de actividades de educación medioambiental perfectas para hacer con niños, tanto en casa como en el aula.

La naturaleza, la mejor aliada para enseñar

La mejor manera de enseñar es mostrando en primera persona aquello que queremos que los niños aprendan. En este caso, si queremos que adquieran amor por el medio ambiente, podemos planear alguna excursión a una granja escuela o, bien, planificar una ruta guiada por algún sitio natural cercano al centro de estudios. Una vez allí, será perfecto si hacemos actividades que tengan que ver con el reciclaje, con la identificación e la flora y la fauna de la zona o sobre el clima que existe allí.

Dar ejemplo, algo primordial

Dicen que los niños aprenden por imitación y que no hay mejor ejemplo para ellos que el que reciben de sus padres y sus profesores. Así que, si queréis que los peques aprendan el respeto por el medio ambiente, lo mejor será que deis ejemplo de amor por el medio natural delante de ellos: hay que practicar el reciclaje, tanto en el aula como en casa (de nada sirve que solo se practique en uno de los dos lugares si el otro no va en concordancia). Habréis de no derrochar ni comida, ni comprar en exceso y, en la medida de lo posible, optar siempre por productos ecológicos y envases respetuosos con el medio ambiente.

¿Creamos nuestra propia planta?

Es una actividad de sobra conocida por todos, pero muy eficaz para enseñar a los niños cómo funciona el ciclo de la naturaleza y por qué es necesario cuidar de ella. Sembrar un garbanzo, una semilla de aguacate, una lenteja o una semilla de naranja (entre otras muchas posibilidades).

Habréis de pedir que sean ellos y solamente ellos los responsables de esa planta, advirtiendo de que si no recibe los suficientes cuidados, terminará muriendo. Os sorprenderá cómo, día tras día, estará pendiente de los cuidados que necesite.

Incluso, podéis animarle a que cree una especie de diario donde establezca los cuidados que va proporcionando diariamente, así como el avance que observa en su planta a medida que pasan los días.

Cuando vea que ha brotado un tallo verde, alucinará y entenderá por qué hemos de cuidar los bosques.

Recoger basura de nuestro alrededor

Otra estupenda actividad escolar puede ser planear una excursión a recoger residuos en algún lugar cercano al centro de estudios. Toda una mañana recogiendo la basura de algún prado o una playa será suficiente para que los estudiantes comprendan por qué no han de tirar basura en la calle.

Manualidades ecológicas en clase

Otra idea muy chula es que proporcionéis en el aula toda la información necesaria para que los estudiantes empiecen a practicar la ecología. Así, podéis establecer algunas jornadas para fabricar jabón casero con ayuda de ellos, o papel reciclado aprovechando periódicos viejos. O bien, una bolsa para el bocadillo de tela aprovechando los retales que todas las familias guardan por casa.

Será una jornada muy entretenida y, además, con gran valor educativo.

24 / 02 / 22