Las clases extraescolares conllevan un montón de beneficios para los niños, pero hay que tener cuidado de no sobrecargarlos

La oferta cada vez es mayor, más diversa y de gran calidad. Un deporte, clases para perfeccionar un idioma, aprendizaje musical, actividades para mantener sanos cuerpo y mente o alguna relacionada con las artes. Las actividades extraescolares cada vez ocupan más lugar en la vida de los niños.

El inicio de un nuevo curso escolar supone, además de preparar todo el material escolar, comenzar de nuevo la búsqueda de las actividades extraescolares perfectas para cada niño. La oferta cada vez es mayor, más diversa y de gran calidad. Un deporte, clases para perfeccionar un idioma, aprendizaje musical, actividades para mantener sanos cuerpo y mente o alguna relacionada con las artes. Las actividades extraescolares cada vez ocupan un papel más importante en la vida de los niños y, por fortuna, son muchos los padres que entienden los beneficios que pueden aportarles.

«En la formación integral de un niño es imprescindible poner en valor la educación no formal y complementaria a través de las actividades extraescolares», afirma Rafael González, responsable del área deportiva de Ágora Portals International School. Y es que, tal y como él mismo nos cuenta, estas actividades dan a los estudiantes la oportunidad de reforzar lo que más les gusta e interesa y también de complementar destrezas y habilidades que no se le dan tan bien. Por no hablar de la sociabilización que consiguen a través de ellas.

Sin embargo, todos esos efectos positivos que pueden reportar en ellos pueden desaparecer si sobrecargáis a los peques de clases extraescolares. O si no elegís la adecuada para él o ella. De hecho, es común ver a familias que apuntan a sus hijos a clases de refuerzo en Matemáticas porque necesita mejorar, pero no atienden a las preferencias del menor, que no suelta la pelota.

La importancia de no sobrecargar de extraescolares

De acuerdo al estudio ‘El estrés, un problema de hoy en el mundo infantil’, realizado por Concepción Iriarte, de la Universidad de Navarra, alrededor de un 40% de los niños tiene problemas de estrés. ¿Entre las causas? Su agitada y completa agenda entresemana, unida a las exigencias de muchas familias, estarían detrás de estas cifras.

Y es que, son muchas las familias que no apuntas a sus hijos a clases extraescolares para que saquen todo el provecho de ellas. Lo hacen porque no les queda otra opción ante la falta de disponibilidad para conciliar la vida laboral y la familiar. O, simplemente, porque no les gusta ver al niño en el sofá sin hacer nada. O jugando en el parque sin preocuparse de su vida académica. Y, sin embargo, como todo, en exceso las actividades extraescolares pueden llegar a ser perjudiciales para los más pequeños.

«Es importante saber elegir bien cuáles son nuestro objetivos a la hora de elegir una actividad y no olvidar que también hay que valorar que los niños dispongan de tiempo libre para poder jugar con sus amigos», asegura Rafael. Además, nos cuenta que también es indispensable combinar los horarios, organizando las actividades que se pueden realizar en el centro a mediodía y por la tarde. «Es necesario buscar el equilibrio entre esa formación complementaria de las extraescolares y el tiempo libre de los alumnos», puntualiza.

Y no es el único que habla a favor de mantener tiempo libre a los peques. El psicólogo Eduardo de Sa advierte lo siguiente: «Jugar es lo más importante del mundo. La tendencia de intentar aprovechar todo el tiempo libre de los hijos es inquietante porque no deja margen para jugar, para perder tiempo con su familia, con sus cosas en su cuarto… Crecen por fuera, perfección sus capacidades físicas y mentales, pero corren el riesgo de no crecer por dentro».

Por eso, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria es tajante: «Los padres no deben plantearse el desarrollo de las actividades extraescolares como una carrera contra reloj; deben pensar que los niños necesitan tiempo para descansar y para jugar y no sobrecargarles de obligaciones».

¿Cómo elegir la mejor actividad extraescolar para vuestro hijo?

A sabiendas de que las actividades extraescolares ayudan a los niños a controlar su tiempo, organizarse, a trabajar la coordinación motril o a trabajar la destreza oral y la confianza en sí mismos, es necesario pensar qué actividad extraescolar será la perfecta para vuestro hijo. Y es que, es necesario recordar que cada peque tiene unas necesidades y unos gustos diferentes y que hay que conocerlos muy bien para no equivocarse en la elección, ya que la oferta es muy amplia. «En Agora Portals International School ofrecemos un amplio abanico para que las familias puedan elegir los complementos que cada uno de nuestros alumnos requiere», recuerda Rafael. Entre otros, pueden escoger entre la escuela de idiomas, la escuela de música, actividades deportivas o actividades lúdico-culturales.

Para asegurarse de que la elegida encajará 100% con vuestro hijo, podéis seguir estas recomendaciones:

  • Atender a los gustos del niño: «Los actos del niño fuera del colegio tienen que ser lúdicos, tiene que pasárselo bien», asegura Elisa López, especialista en Psicología Infantil en Málaga y en Costa del Sol.
  • Tener en cuenta aquellas que fomenten su motivación: «Hay que valorar las aptitudes e intereses de los hijos y elegir aquellas donde se puedan sentir cómodos y logren fomentar más motivación en la actividad elegida», asegura Cuca Fernández Maseda, de ISEP Clínic Madrid.
  • También sería interesante escoger aquellas que no supusieran, por horario, una incompatibilidad para la conciliación de la vida familiar.
  • Tener en cuenta la edad del pequeño para escoger una u otra.
21 / 10 / 21