¿Sabías que saber tocar un instrumento fomenta la inteligencia de tu hijo? Desde Agora Portals International School te contamos por qué

«La música alarga la vida y nos hace mejores», decía en esta entrevista el filósofo y compositor Íñigo Pirfano. Y no le falta razón. Él basaba su cita en que la buena música tiene el poder de extraer lo mejor de nosotros y hacernos mejores personas, pero en Agora Portals International School sabemos que, además, está relacionada con la mejora de la inteligencia. Y es que, sí, existen estudios que afirman que aprender a tocar un instrumento fomenta la inteligencia y la actividad cerebral.

Un estudio llevado a cabo por el Boston Children’s Hospital hace algunos años, encontró una correlación entre el entrenamiento musical y la mejora de la función ejecutiva tanto en niños como adultos. Para llevar a cabo la investigación, los autores examinaron mediante imágenes por resonancia magnética las áreas del cerebro asociadas con la función ejecutiva y encontraron relación.

Según ellos, la función ejecutiva es un fuerte predictor del rendimiento académico (incluso más que el coeficiente intelectual). Así que, tan solo deberemos unir las dos variantes: si el aprendizaje musical mejora las funciones ejecutivas cerebrales y estas son las responsables (en parte) del buen rendimiento académico, obtendremos que el aprendizaje musical ayuda a nuestros hijos con dicho rendimiento.

El mencionado estudio del hospital de Boston no fue, ni mucho menos, el primero en hablar de una relación entre música e inteligencia. Sin ir más lejos, Einstein, una de las personas más inteligentes del mundo, no sabía concebir su vida sin música (un arte que le había inculcado su madre desde la cuna). Además, es conocido por todos el ‘Efecto Mozart’, un fenómeno que nació en 1991 y que ganó fuerza en 1993, cuando un grupo de investigadores observaran un aumento de 8 a 9 puntos en los puntajes de Coeficiente Intelectual espacial de los estudiantes universitarios después de diez minutos de escuchar la sonata de Mozart, en comparación con los que escucharon el silencio o alguna cinta de relajación.

Los estudios científicos, en ocasiones, se hacen virales. Para comprobar lo importante que es la música para el correcto aprendizaje del cerebro basta con que nos remontemos al caso de Dagmar Turner, una mujer de 53 años, paciente del King’s College Hospital de Londres, que no dejó de tocar el violín mientras le practicaban una cirugía para extirparle un tumor en el cerebro. El equipo médico tenía miedo de dañar alguna zona que le impidiese volver a tocar, su gran pasión, así que le pidieron que pusiera un poco de música a la intervención.

Música e Inteligencias Múltiples

Durante el aprendizaje de un instrumento musical, los niños trabajan las dos áreas del cerebro de manera simultánea: la izquierda, en la que se asientan las tareas aritméticas y lógicas, y la derecha, relacionada con las sensaciones o las habilidades sonoras o visuales, entre otras. Por tanto, es lógico pensar que tocando un instrumento estaremos contribuyendo a que nuestro cerebro se desarrolle y trabaje de una forma mucho más completa.

En 1983 el psicólogo Howard Gardner desarrolló la teoría de las Inteligencias Múltiples. Venía a decir, grosso modo, que los humanos no tenemos una única inteligencia, si no varias, y que cada uno tenemos la capacidad de desarrollar unas más que otras (por eso no todos somos buenos en lo mismo). Pues bien, el aprendizaje musical ayudará a tu hijo a trabajar alguna de las inteligencias propuestas por Gardner:

  • Inteligencia lingüística: tendrán que aprender a expresarse a través del instrumento
  • Inteligencia Lógico-matemática: las estructuras musicales, los ritmos o los cambios de compás son solo algunos de ejemplos
  • Inteligencia Cinestésica: los movimientos de los dedos a la hora de hacer sonar el instrumento contribuyen al trabajo de la psicomotricidad.

¿Cuáles son los beneficios cerebrales de saber tocar un instrumento?

Christopher Bergland formula en un artículo para la revista Psychology Today algunos de los beneficios que saber tocar un instrumento reporta sobre el cerebro. Los nombramos a continuación:

  • Los músicos tienen una capacidad mejorada para integrar información sensorial del oído, el tacto y la vista
  • Se ha demostrado que comenzar con el aprendizaje musical antes de los siete años tiene mayor impacto
  • Los circuitos cerebrales involucrados en la improvisación musical están formados por un entrenamiento sistemático, lo que lleva a una menor dependencia de la memoria de trabajo y una conectividad más extensa dentro del cerebro.

La música, muy importante en Agora Portals International School

A sabiendas de los beneficios antes comentados que la música reporta sobre el cerebro de nuestros hijos, en Agora Portals International School damos la importancia que se merece al aprendizaje musical. Somos conscientes de que la educación musical favorece el desarrollo y el perfeccionamiento de los talentos especiales, junto a valores como el esfuerzo, la superación, la sensibilidad, la organización o el trabajo el equipo, así que ponemos a disposición de los estudiantes el Proyecto de Educación Musical. Su objetivo es proporcionar una vivencia activa de la música. ¿Cómo? Iniciándose en el universo musical de forma sensorial en la etapa de Infantil y profundizando ese conocimiento en Primaria, cuando comienzan los estudios de un instrumento musical (pueden elegir entre 14 diferentes).

15 / 06 / 21