Si quieres aprender a potenciar la inteligencia de tu hijo, en Agora Portals International School tenemos todas las claves para ayudarte

A los padres les preocupa mucho el desarrollo de su hijo y más cuando tiene que ver con su desarrollo intelectual. Todos quieren que sus hijos sean inteligentes pero, ¿existen maneras de potenciar esa inteligencia para ‘entrenarla’ de alguna manera? La respuesta es sí y sabemos cómo podéis hacerlo desde casa.

El cerebro es un músculo más del cuerpo y, como buen músculo, necesita entrenamiento. Obviamente no hablamos de un ejercicio físico o aeróbico como el que se haría para entrenar el cuádriceps o el bíceps, sino más bien un entrenamiento mental, cognitivo, para despertarlo completamente y que ninguna parte se quede dormida.

¿Tienes alguna persona mayor a tu alrededor que te haya dicho en alguna ocasión que está perdiendo la memoria o que le cuesta recordar según qué cosas? Seguro que también le has escuchado decir que su médico de cabecera, neurólogo o psiquiatra le ha recomendado hacer muchas sopas de letras, sudokus y actividades que le mantenga mentalmente activo. Y no es ninguna broma: en 2019, un grupo de investigadores de la Universidad de Exeter y el King’s College de Londres descubrió que cuanto más rompecabezas resuelve un adulto mayor, mejor se desempeñaba en las tareas de evaluación de la atención, el razonamiento y la memoria.

El juego como herramienta de aprendizaje

Muy bien pero, ¿qué tiene que ver esto con mi hijo? Te preguntarás. Pues tiene que ver, y mucho. Para potenciar la inteligencia del niño queda claro que hay que estimular y entrenar su cerebro continuamente. Para hacerlo, una de las mejores herramientas ya las tenéis en vuestras manos, familias: el juego. Si le preguntamos a un niño qué significa jugar para él o ella, probablemente, nos responderá que es algo que les divierte. Pero, sin embargo, la ciencia ha demostrado que el juego es el mejor vehículo de aprendizaje que tienen nuestros hijos. De ahí, que esté reconocido como uno de los derechos recogidos en la Convención de los Derechos del Niño de 1989.

Cuando juegan, la actividad cerebral de los peques se dispara hasta límites desorbitados: «el juego aumenta el desarrollo y el crecimiento del cerebro, establece nuevas conexiones neuronales y, en definitiva, hace que el jugador sea más inteligente», decía Jeffrey Goldstein en el estudio ‘Play in Children’s development, health and well-being’. Y es que, según el investigador, el juego potencia la inteligencia de nuestros hijos de diferentes maneras:

  • Le permite adaptarse a diferentes circunstancias
  • Les ayuda a trabajar su inteligencia emocional y a entender las emociones de los demás
  • A través del juego se desarrollan las bases neurológicas que permitirán a los niños la resolución de problemas, el lenguaje y la creatividad

Eso sí, aunque el juego reporte todos estos beneficios generales al cerebro del niño, lo cierto es que a la hora de estimular su inteligencia por esta vía deberemos entender que no vamos a potenciar todos los tipos de inteligencia con cualquier juego. Podemos elegir, por ejemplo, un juego de parejas para estimular su memoria; un tangram o un rompecabezas para su motricidad fina y su pensamiento lógico; o un juego de estrategias para trabajar la capacidad de razonar en los peques.

La lectura: la otra gran aliada

Leer, leer y no parar nunca de leer. Ese sería el otro gran consejo que podríamos dar para activar la inteligencia infantil. «Cuando ustedes leen con sus hijos, las células cerebrales infantiles se encienden y comienzan a conectarse. Los cerebros infantiles trabajan arduamente a medida que los pequeños observan las ilustraciones en las páginas y escuchan las palabras que ustedes les leen», explican Diane Trister Dodge y Cate Heroman en su Guía para estimular el cerebro infantil. Al hilo de ello hemos de decir que nunca es demasiado pronto para comenzar en el  hábito lector: los libros de tela pueden ser perfectamente manipulados por un bebé; cuando crecen, podemos enseñar con el ejemplo sentándonos a leer en un lugar en el que ellos puedan vernos. Seguro quieran imitarnos.

Además, si queréis que vuestros hijos sean ávidos lectores, podéis plantearos que sean ellos los que elijan el título. Así empezarán la lectura motivados.

Otras formas de entrenar el cerebro de tu hijo

«La memoria, el lenguaje o el autocontrol se desarrollan casi en su totalidad durante los primeros años de vida», dice el neuropsicólogo Álvaro Bilbao en su libro ‘El cerebro del niño explicado a los padres’.

Él mismo es el que da el tip más importante para mantener sana y entrenar la inteligencia de nuestros hijos: «de cara al desarrollo del niño, es muy importante que los padres estén muy presentes y les ayuden en su desarrollo afectivo e intelectual».

Por tanto, desencadenado de esta aclaración, podríamos concluir que uno de los mejores consejos para estimular a nuestros peques es pasar verdadero tiempo de calidad con ellos y llenarles de afecto: no mirar al móvil cuando nos están contando qué tal en el cole, no darles la primera respuesta tajante que se nos venga a la mente cuando nos formulen algún ‘por qué’ o evitar llegar a casa a la hora que tienen que ir a dormir. Con este simple hecho, además de potenciar su inteligencia, también nos aseguraremos de estar criando niños felices.

«El cerebro es un gran consumidor de oxígeno. Con tan solo un 2% del peso corporal consume el 33% del oxígeno que está en nuestros pulmones. Ese oxígeno llega al cerebro gracias a un corazón que debe estar bien entrenado y la mejor manera de conseguirlo es implantar el ejercicio físico desde que somos pequeños», resume Álvaro. Por lo tanto, aquí tenéis el segundo consejo: no podéis perder de vista la importancia que tiene el deporte desde la primera infancia. En Agora Portals International School no nos olvidamos de ello y por eso el deporte es uno de los pilares básicos de nuestro modelo educativo.

19 / 05 / 21